Proceso Educativo

El proceso de aprendizaje en el marco de una filosofía cristiana deberá desenvolverse a través de las siguientes fases:

1.- Sincrética: El alumno necesita recibir el impacto de la relación de su vida con Jesucristo.

2.- Analítica: El educando tiene que desmenuzar las verdades espirituales (Estudio de la verdad revelada)

3.- Sintética: El estudiante debe integrar las verdades espirituales de modo tal que pueda aplicarlas a la vida.


CONCEPCION DEL HOMBRE


Entendemos al hombre como un ser libre en relación personal con Dios y cuya suprema justicia y rectitud consiste en obedecer voluntariamente a la ley de Dios; el hombre es una criatura pecadora y herida, llamada a la vida divina y a la libertad de la gracia, por el amor Redentor.

La Biblia dice: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, varón y hembra los creó”. Por razón de su origen el hombre es un ser trascendente. Viene de Dios y va a Dios. Por estos fundamentos la suprema finalidad del hombre es su salvación y la razón de su vida es glorificar a Dios y disfrutar de su gozo para siempre.

El reconocimiento del hombre como ser trascendente y redimible posibilita el conocimiento de la verdadera finalidad de la educación, que deberá ser dinámica para permitir todas las aperturas necesarias hacia la integración del hombre en el plan divino.

Reconocemos aI hombre como ser en relación, abierto al otro, al prójimo, por lo cual, la educación debe hacerlo un servidor de otros hombres. Es un ser social, que tiene la necesidad de comunicarse y participar de un proyecto común con los otros.

El hombre es el único ser que a través de conocimiento y acción puede modificar y dominar las cosas, hacer uso de su libertad. La libertad de iniciativa, la capacidad de optar y de aceptar con responsabilidad son posibilidades de la persona.

Otro rasgo propio de la persona es que cada hombre es diferente de los demás, posee una característica singular que lo hace ser capaz de originalidad y de creatividad.

El hombre es una persona que se gobierna a sí misma por su inteligencia y su voluntad.

Por su inteligencia abarca el gran universo en toda su extensión y por su voluntad en amor puede darse libremente a otros seres.

El hombre gracias a su condición de ser trascendente es capaz de elaborar una estructura integrada a un marco de normas morales.


CONCEPCION PEDAGOGICA


Educación es el proceso que tiende a la formación del hombre como ser individual y social con una perspectiva trascendente, fundada en la revelación y obra redentora de Jesucristo.

La educación es un acto socializador y culturalizante, caracterizado por su definida intencionalidad espiritual.

Siendo el ser humano el único ser educable, el acto educativo es un acto espiritual.

El carácter personal de la educación señala la prioridad del hombre como un valor absoluto en sí mismo.

El carácter integral de la educación implica la necesidad de entender al alumno en su faz total de persona.

La educación como proceso es permanente y no termina con la escolarización.

Todo el proceso de educación es considerado un medio usado por el Espíritu Santo, para llevar al estudiante a una comunión con Dios, para desarrollar en él una mente cristiana, y para entrenarlo para una vida piadosa, de manera que pueda cumplimentar todo el propósito de Dios para su vida, en lo personal y en lo vocacional.

La educación tiene sentido terrenal y eterno, sólo cuando acerca al hombre a Dios, en quien encuentra el sentido de la vida, notándose el poder de Dios para alcanzar y llevar una existencia plena, libre y de servicio voluntario.